Contador de Visitas

De donde nos visitan

PASIEGOS, UN SECRETO BIEN GUARDADO

 

Estamos entre la cordillera y la meseta, por algo somos infinitos, y por nuestras tradiciones somos "un mundo aparte"

 

 

Seguimos trashumando con nuestro ganado, y otra seña de identidad pasiega es la siega:

"Tendido, amudujado y empallado"

 

 

 

 

Después se vilurtea, que para los que no lo sepais es llevar la hierba seca atada con una vara de avellano por empinadas laderas, o tambien llevarla a velorta.

 

 

 

Nuestro calzado de cuero, en forma de alpargata, que la llamamos chátara o coriza y que dice el dicho pasiego:

"Dura tres meses con pelo; tres sin ello; tres, rotas y tres, en espera de otras". También usamos el chapín, una especie de escarpin de lana blanca.

 

 

 

El cuevano, cesto grande y hondo de seccion cuadrangular, más ancho en la boca que en el fondo, es perenne en el pasiego y nadie puede imaginarse a una mujer o un hombre de nuestra comarca sin él.

Las canciones lo recuerdan:

"Si te afincas en La Vega y en ella piensas vivir, el cuevano de trascolar, le dejaras al morir."

 

 

 

 

 

Jamás renegamos de nuestro origen, lo llevamos muy a orgullo, y lo canta la canción:

<Me llamaste pasieguca, pensando que era bajeza, me pusiste un ramillete de los pies a la cabeza>